Una ingeniera química que encontró sustento en la repostería


Cuando tenía 13 años Johhana Ospina con un cuadernito y un lápiz, se sentó a los pies de la cama de su abuelita Elisa que estaba a punto de fallecer, pues esta no quiso partir sin antes dictarle todas sus recetas de postres a su nieta.


 Por la mente de aquella niña no pasaba que muchos años después, gracias a una de estas recetas,  podría salir adelante con un emprendimiento que le ha dado sustento hasta hoy.


Johhana hoy con 43 años, es ingeniero químico con una maestría en educación mención química, docente fundadora de la extensión Anaco de la Universidad de Oriente. Hace 13 años estuvo atravesando por una difícil situación económica y un día no tenía dinero para comprarle pañales a su hijo; fue en ese momento en que las enseñanzas de su abuela fueron las herramientas que le sirvieron para resolver la situación y es cuando decide elaborar tortas tipo ponqué que se llevó a vender en la universidad.


“Mis primeros clientes fueron mis alumnos. Yo iba con una caja de salón en salón ofreciendo mis tortas. Algunos se burlaron y rieron porque una ingeniera estaba vendiendo tortas, pero eso no me importó.”


Es así como nació Johhas Cakes  Anaco, un negocio familiar. Los estudiantes de la profesora Ospina comenzaron a hacerle encargos para cumpleaños y fechas especiales, “en esa época yo no sabía mucho de decoración de tortas, pero igual aceptaba y poco a poco fui haciendo cursos”.


Recorrió casi todo el país y hasta fuera de nuestras fronteras, para formarse en las técnicas que más le llamaban la atención. Esto además de sus conocimientos de química, le ha dado un plus a la hora de preparar sus recetas. Hoy en día es toda una referencia en postres en la ciudad gasífera de Anzoátegui.


Aunque ahora la clientela de Johhas Cakes,  solicita con mucha frecuencia sus tortas frías, pero el boom del momento son los pingüinitos “los mejores pingüinitos del oriente los hago yo”, afirma la reportera.


Johha como la llaman cariñosamente cuenta que antes de dedicarse a  la repostería y pastelería, esto era un hobby pues es una tradición de su familia que es nativa de Colombia, pero que ahora le invierte gran parte de su tiempo, que combina con sus clases en la universidad, “aunque el sueldo de un profesor es de 2$, no puedo dejar a los estudiantes en el limbo, sigo con mis clases”, pero su sustento viene de su emprendimiento @johhascakes.


Esta profesional al igual que muchos venezolanos en los últimos años, ha pensado en algún momento irse del país en busca de una mejor calidad de vida, sin embargo “uno siempre tiene un angelito que te guía” y su esposo quien es junto a sus hijos pieza fundamental en este trabajo, siempre le ha dado esa dosis de optimismo para seguir echándole pichón en Venezuela.
 
📝@lamanzano75

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s