Debemos estar atentos a las señales de ideas suicidas en niños y adolescentes


En las últimas semanas ha llamado la atención la muerte de dos adolescentes en la ciudad de Barcelona, una de 17 y otro de 16 años-en circunstancias diferentes- que decidieron poner fin a su vida, pero lo más resaltante es, que aunque se desconocen cifras oficiales sobre estos casos, los especialistas afirman que estos son cada vez más frecuentes.


Ya en el primer trimestre de este año, se alertaba sobre esta situación cuando se dio a conocer en el informe 2021 realizado por el Observatorio Venezolano de Violencia(OVV) y  los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) que la edad de las víctimas está entre los 10 y 17 años, y que la mayor incidencia se ubica entre los 13 y los 15 años. 46,2% de los casos corresponden a niñas, mientras que los varones representan 53,9%.


Sobre esta situación el coordinador de Cecodap , psicólogo social Abel Saraiba dijo en una publicación de la Voz de América que: “Estamos viendo una mayor preocupación, un sentimiento de desesperanza, pocas perspectivas de mejora en el corto o mediano plazo, los niños y adolescentes resienten que su familia no está disponible emocionalmente para ellos, no ven con claridad, una mejoría en lo social”.


El especialista detalló que con mayor frecuencia,  se encuentran con casos en los que los niños o adolescentes se hacen cortes en el cuerpo, se autolesionan, usan las redes sociales para expresar mensajes que demuestran desvalorización hacía sí mismos, con un incremento de pensamientos de muerte y suicidio.


Las alertas


Pero a la par de esto, quienes comienzan a tener estos pensamientos dan una especie de señales ante las cuales familiares y demás personas del entorno deben estar atentos.

La psicóloga Lousiana Rodríguez afirma que “las tendencia suicidas se ponen de manifiesto cuando comienzan a escuchar música en particular, no presta atención a su vestimenta y autodestrucción en el aseo.

Comienzan a maltratar su cuerpo de una forma directa, intentando cualquier acción que ponga en riesgo la vida, como correr mucho un carro, un deporte extremo sin medidas necesarias, tomar cualquier conducta excesiva o compulsiva, accionar para hacerse daño, se cortan o agreden y hay algo que se llama según el sicoanalista Sigmud Freud  “el pasaje al acto” que es donde la persona ya transita a la muerte.”


Rodríguez explica que en las muertes autoinflingidas lo único que busca es quitar el dolor, “no es locura, es dolor emocional  hay un vacío existencial. En los trastornos mentales, los factores de riesgo pueden ser: depresión, trastorno bipolar, psicosis, trastorno de ansiedad, de alimentación o adicciones”.


¿Qué hacer?


La recomendación siempre es acudir a consulta con un especialista, la psicóloga Rodríguez comenta que unas de las acciones que llevan a delante en terapia es proponer una tregua del pensamiento autodestructivo proponiendo actividades que pongan en pausa esa tendencia, regular la emoción no dejando solos a los pacientes, preguntando cómo se siente y proponer una carta muy recomendada sobre qué le falta por hacer, preguntarles “qué tiene pendiente a ver si entre tanto vacío y dolor, tanto resentir, la persona comienza a conectar con su sentido de vivir.” Afirma Louisiana Rodríguez.
 
📝@lamanzano75

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s