Dra. Gina María Gamboa: Parte del éxito de una cirugía está en el manejo del dolor del paciente

“El manejo del dolor es tan importante como la cirugía, se puede tener la cirugía más limpia con el mejor cirujano, pero si no te preocupas por el manejo del dolor del paciente no será exitoso, pues tiene a un paciente con todo lo anatómico muy funcional pero con dolor, entonces probablemente su estancia sea más larga y esto entre otros, eleva los costos.”

La aseveración corresponde a la anestesióloga Gina María Gamboa quien explica que el dolor, es una experiencia subjetiva, sensorial y emocional. Es muy particular entre un paciente y otro, ya que con el mismo estímulo, la diferencia puede llegar a ser abismal.

La especialista que forma parte del equipo médico de la Policlínica San José, ubicada en Puerto La Cruz comenta, que el trabajo del anestesiólogo comienza con la evaluación al paciente previo a la cirugía.

“Es muy importante investigar con él cómo han sido sus experiencias anteriores, porque en el caso del dolor esa experiencia subjetiva es tan importante,  que a veces por ejemplo, si tú vas a ser sometida a una histerectomía y tu hermana ya pasó por eso y dice que su dolor es severo, ya esa experiencia forma parte de la tuya.”

Agrega la galena que en algunas ocasiones es necesario previo a la operación, emplear medicamentos, dependiendo del tipo de trauma que implique la cirugía, ya que ayuda a la analgesia post operatoria.

En cuanto a la seguridad de los medicamentos para la analgesia usados actualmente @ginamariagamboa dijo: “Pienso que mi generación está viviendo la época de dorada de la anestesiología porque los medicamentos que usamos son muy seguros, en comparación con años atrás que usaban drogas pesadas que tardaban mucho en metabolizarse, ahora se usan unas drogas con un metabolismo bastante corto y a su vez son menos costosas y hay muchas medidas que podemos tomar que minimizan las complicaciones”.

Una recomendación que da la doctora Gamboa a la hora de seguir un tratamiento con analgésicos, “es que el paciente sea obediente y cumpla fielmente con el intervalo del analgésico. 

Por ejemplo, si se toma un ibuprofeno de 400 mg cada ocho horas, y el paciente no siente nada, no se toma la siguiente dosis, pero a las 10 horas tiene dolor terrible y qué pasa, se requiere mayor medicación para poder lograr la analgesia en donde ya estaba porque no mantuvo los intervalos, se toma dos y le agrega un acetaminofen,  cosa que trae consecuencias con efectos adversos. El cumplimiento de la brecha algésica es fundamental”.
 
 📝@lamanzano75

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s