Su diagnóstico de Asperger no lo detuvo, dice que es especialista en hacer goles y quiere ser el número 1

Pablo Silva Núñez: Soy especialista en hacer goles y quiero ser el número 1

Conversar con Pablo César Silva Núñez un futbolista anzoatiguense de 14 años, con diagnóstico de Asperger de alto funcionamiento y Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es una experiencia que te llena de motivación y optimismo, pues su enfoque para alcanzar sus sueños es un ejemplo, para todo aquel que se plantee superar retos en su día a día.

Este joven tiene 12 años en cancha, actualmente forma parte de “Mineros de Guayana” y en 2022 en medio de dos torneos-uno regional y otro nacional- logró marcar 27 goles.

Desde los dos años para buscar socializar con otros niños, Pablo acompañaba a su hermano mayor a las actividades extracurriculares en el colegio María Auxiliadora de Lechería, en donde dio sus primeros pasos con el equipo “Huracanes”, posteriormente su psicóloga recomendó a los cinco años, que el niño practicara un deporte y ya el fútbol era la primera opción, por lo que ingresó a Ciudad Vinotinto a los seis años.

 En 2015 la familia Silva Núñez se muda a Puerto Ordaz, cuando ya el deporte formaba parte del riguroso cronograma de actividades que aun sigue el adolescente para cumplir con todos sus deberes, es allí que ingresa a Mineros hasta el día de hoy, en donde ha podido desarrollarse como lateral en donde afirma: “Me encargo de hacer los goles”.

Pablo asegura que el fútbol es su pasión “me divierte, me hace ser buena persona, me da disciplina” y según afirma su madre Nirvia Núñez es la herramienta que le ha permitido evolucionar en su condición en la que ha aprendido a regular las emociones en cancha, logró socializar, trabajar en equipo y ha experimentado la verdadera inclusión -“pese a todas las espinas que nos hemos encontrado”- todo esto le permite también ponerlo en práctica en otros aspectos de su vida.

Pero para lograr esto se requiere de un esfuerzo conjunto entre la familia que entendió pronto que debía aportar lo necesario para que su hijo saliera adelante, el equipo de psicólogos, psicopedagogos entre otros, el colegio en donde actualmente cursa 9no grado con promedio de 19,5 puntos y la academia que lo recibe de lunes a sábado.
“Me esfuerzo todos los días para lograr hacer los goles, lo visualizo primero y lo logro. Siempre le aconsejo a mis amigos que visualicen las cosas y al final esto siempre da buenos resultados”. Dice con seguridad el joven deportista.

Para la mamá de Pablo, su hijo es la demostración de que un diagnóstico, no es un pronóstico de vida: “Es una bendición que nos mostró un camino de aprendizaje diferente”, que ha ameritado atención, apoyo, esfuerzo, trabajo, dinero,  todo por el “propósito grande” que asegura tiene su muchacho.
Con toda la evolución que ha tenido Pablo César, ya academias y agentes han volteado la mirada hacia él, quien asegura que “Quiero ser el número 1, mi límite es el cielo y  mi sueño es jugar en el Real Madrid”.

Mientras ese momento llega, con su camisa número 9 y el emblema de Mineros de Guayana Pablo sigue concentrado, con la firme convicción, de manera muy organizada y rompiendo paradigmas para alcanzar su objetivo.

@PablocSilvaN definitivamente es una muestra de todo lo que puede lograr nuestra Gente de Aquí.
 
📝@lamanzano75

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s